Curso iniciación Adobe After Effects

lunes, 21 de julio de 2014

FCPX 10.1: Mitos y leyendas…

FCPX 10.1: Mitos y leyendas…

 

Portada
FCPX va madurando a un ritmo constante, con un buen número de actualizaciones cada pocos meses que añaden numerosas opciones y corrigen fallos, con una frecuencia de actualización que nunca se vio antes con Final Cut Studio.
Después de la última gran actualización la versión 10.1.x con mejoras a todos los niveles del programa ha supuesto un pequeño “boom”, mejorando la percepción del publico general y especialistas. Cada vez hay más gente usando y trabajando con FCPX, de hecho ya hay amigos trabajando con FCPX por la NBC, alguna que otra película, cortos, Univisión en Nueva York, en teles locales, en “La 2″ ya he visto algún programa editado con efectos de FCPX… además de pequeñas productoras y no tan pequeñas, “freelances”, periodistas y fotógrafos… Estos dos últimos por ejemplo están adoptando en gran número el editor de Apple para noticias y contenidos web y una vez lo dominan todos alaban su rapidez.
En cursos de formación ya sea en escuelas, asociaciones de la prensa, TVs locales, productoras… la mayoría una vez conocen de lo que es capaz FCPX acaban muy contentos y sorprendidos y gusta más o menos, pero es habitual encontrarme algunas personas que tienen unos prejuicios e ideas preconcebidas de lo que es y puede o no hacer FCPX y mucha de esa información errónea o incompleta en muchos casos es fomentada por la “red” o por lo que haya dicho el “gurú” de turno que en ocasiones son datos erróneos o verdades a medias.
¿Como pasar de esto…?
Inicio
…a esto.
Final
Con unos cuantos atajos de teclado… 10 exactamente (aunque en el interface tienes el botón o menú correspondiente). Tranquilo, no hacen falta saber 10-12 atajos de teclado (depende de si ocultas el visor de eventos antes o después) para trabajar cómodamente con FCPX y modificar el espacio de trabajo. A pesar de no poseer un “interface” con muchas opciones de configuración en FCPX se pueden activar o desactivar paneles para acomodarse a diferentes gustos y proyectos, haciendo sólo visible lo necesario para cada momento o espacio de trabajo.
  • Mitos sobre FCPX.
Unas cuantas frases y dudas que me he encontrado durante cursos, trabajando o charlando con compañeros sobre FCPX. Unos son buenos argumentos o dudas y otras no tanto.
  • -”En otros programas no hay que transcodificar el material en la ingesta como en FCPX para poder trabajar”.
Esto suele ser una creencia habitual, ya que en FCPX no hay que transcodificar nada si el codec usado es soportado por el “software. Si trabajas con un codec soportado por FCPX puedes arrastrar el material directamente a la línea de tiempo sin tener que convertir nada. Otra cosa es que sea mejor transcodificar a Prores por ser un codec muy eficiente para la edición en Final Cut Pro X.
En entornos de trabajo con equipos de Apple transcodificar el material a Prores es habitual y aconsejable, ya que cualquiera que trabaje y se mueva por el mundillo con un entorno Mac sabe de las bondades del Prores y sus variantes, pues su finalidad es hacer un flujo de trabajo más eficiente en su totalidad escogiendo el Prores adecuado al proyecto y a la potencia del equipo. Es decir pasar todo el material a un codec más eficiente según el proyecto. Pasar a Prores en la ingesta o incluso a “posteriori” agiliza mucho el render y el playback en la edición y aplicación de efectos o títulos, sobre todo si tenemos equipos modestos o para offline.
Al final el cómputo general del tiempo de trabajo es positivo y en la suma total del tiempo de trabajo, lo que se perdía en la ingesta con Final Cut Studio, se ganaba en el tiempo de “render”. Escribo “perdía” porque otro detalle al hacer una transcodificacion a Prores en FCPX en la ingesta del material (o a posteriori) es que se puede realizar en segundo plano, así que mientras haces “el primer corte” en la línea de tiempo todo el material se transcodifica en segundo plano sin tener que esperar. Es decir, si hubiera que hacer una transcodificación tampoco es problema a día de hoy ya que el material está disponible desde el minuto uno para trabajar mientras se hace la ingesta y se pasa a una de las opciones de Prores. Al final es más cuestión de conocer el codec, resolución y equipo con el que se trabaja y las posibilidades de usarlos de una forma eficiente juntos.
Antiguamente con el “viejo Final”  si no hacías una transcodificación del material por norma general ese tiempo ahorrado al inicio se perdía en parte o gran parte en el render. Por un lado debido que al usar el codec de la cámara (generalmente un códec de distribución) no es lo más adecuado para la reproducción de ese material y al hacer un “playback” en tiempo real, editar, aplicar efectos, títulos o aplicar transiciones era insufrible si no tenías en equipo muy potente que evitara hacer render a cada cambio… Hoy en día trabajar con 1080 ó 720 es habitual en equipos medianamente potentes sin tener que transcodificar nada y FCPX está muy optimizado para trabajar con gran cantidad de codecs, material de diversas cámaras y formatos. Los problemas a día de hoy vienen más de los nuevos formatos en bruto y propietarios de cada cámara como son el  denominado “Raw” y los diversos tamaños como el 4, 5 o 6K.
roughcut
  • -”El interface me parece infantil o no me gusta”.
Esto son dos “argumentos” habituales que suelo escuchar. Hay que considerar que el software cada vez se hace más sencillo, que no simple. Desde los inicios de picar de código hasta que a alguien se le ocurrió un interface gráfico hasta hoy los interfaces abigarrados llenos de opciones “apelotonadas” y cientos de botones tienen los días contados. Adobe, Apple, AVID cada vez facilitan más las cosas para que la gente se centre en lo que realmente importa, la historia a contar. No pensamos en las plumas que escriben obras literarias o poesía o tampoco se nos ocurre pensar que una guitarra toca canciones bonitas, lo importante es la persona que hay detrás de esa herramienta.
Al final es una cuestión de gustos, si no gusta el interface pues no gusta, nunca llueve a gusto de todos, pero que no haya más argumentos que este me parece pobre como para no dar una oportunidad a un software. Para mi el espacio de trabajo de Scratch en su momento me parecía horrible. El “Construtc” me parecía la cosa menos intuitiva del mundo y ahora me parece una herramienta fabulosa y no puedo vivir sin el.
  • -”FCPX esta lleno de “automatismos que no dejan trabajar al operador”.
FCPX tiene varios automatismos que te hacen la vida más fácil, pero todos ellos se pueden activar o desactivar y dejar FCPX sin ningún automatismo activado, tanto en la ingesta como en la línea de tiempo. El “skimmer” es el “playhead” que se mueve siguiendo el puntero del ratón por la línea de tiempo. Me parece una buena opción a día de hoy y cada vez más softwares lo están incorporando, pero si quieres puedes desactivar todas las opciones de la línea de tiempo como el “snaping”, el “skimmer”, el “clip skimming” y usar la herramienta “posición” y la línea de tiempo de FCPX se convierte casi en un editor clásico.
En cuanto a los automatismos de la ingesta se puede crear en la ingesta el material optimizado, los “proxies”, un análisis de balance de blancos, analizar el audio, crear metadatos del material con los distintos tipos de clips, agruparlos por el número de personas, si necesitan estabilización, mejorar el audio… todos los parámetros se pueden activar o no en la ingesta, realizarse a posteriori o no usarlos.  No hay que activar todas estas opciones si no quieres, ya que por defecto puedes dejar las preferencias que desees para la importación del material y seleccionar uno o varios de estos parámetros o dejar todo sin activar.
Color
  • -”FCPX no puede usarse para trabajar en entornos profesionales”.
Esto último era el mantra que se podía escuchar hasta en algún curso de FCPX por parte del profesor ¡alucinante!. Como se ha comentado ya hay películas, televisiones, periódicos, “freelances” o empresas usando FCPX en sus trabajos y no desde la versión 10.1 si no antes. La mejora en el uso de una SAN en la última actualización ha sido importante, mejorando la forma en que gestiona los alias del material FCPX para poder usar las SAN de una forma más lógica y no crear duplicados ni problemas a la hora de editar al operador.
Siempre queda la discusión de lo que “es” o “no es” profesional, pero al fin y al cabo lo que cada uno usa son las herramientas que mejor se adaptan a sus necesidades y FCPX está abarcando varios usuarios que antes ni se les hubiera ocurrido tocar un editor además de los anteriores usuarios.
  • -”FCPX no admite material de diversos formatos ni tamaños”.
No se muy bien de dónde ha salido esta afirmación que me ha llegado en varias ocasiones de editores con experiencia. FCPX soporta material en su línea de tiempo de varios códecs de diversas cámaras y diferentes tamaños mezclados sin problema alguno.
OpenCL
  • -”FCPX no soporta CUDA”.
Esto es cierto. FCPX se basa en OpenCL, que por decirlo de alguna manera es el némesis de CUDA, aunque más que CUDA u OpenCL se basa en el poder la/s GPUs (la/s gráfica/s). Para un buen rendimiento y poder usar esta tecnología se necesita un sistema operativo que soporte OpenCL, la gráfica de rigor y que el software esté optimizado para esta tecnología.
Lo que hay que tener claro es que la tecnología CUDA de Nvidia es una tecnología propietaria de esta empresa, con todo lo que conlleva. Si la empresa quiebra o le da por acabar con esa tecnología… acabas con un palmo de narices. OpenCL es un standard abierto promovido por Apple en colaboración con Nvidia, AMD, IBM y Qualcomm en sus inicios a las que se han unido otras y cualquiera puede trabajar con ella y desarrollarla (a día de hoy bajo el soporte del grupoKhronos compuesto por varias de las compañías citadas). Esto siempre es una ventaja, ya que las empresas vienen y van pero el standard permanece disponible. De hecho Adobe, que sus programas funcionan muy bien con CUDA, están adaptando varios de sus softwares a OpenCL dando soporte a todos los usuarios de las diversas GPU y no de una sola marca, un gran acierto por su parte y Nvidia también está comenzando con OpenCL ofreciendo las dos alternativas.
Captura de pantalla 2014-03-02 a la(s) 13.21.49
Hay softwares más optimizados para CUDA y otros para OpenCL por lo que al final estás un poco vendido a una marca de gráficas dependiendo del programa que uses, pero la industria avanza a tecnologías abiertas y la experiencia nos dice que un standard de facto puede no serlo tanto en poco tiempo sobre todo los que van asociados a una empresa, que se lo digan a “Combustion” hace años o la tecnología Flash de Adobe cuando Apple lo dejo de lado y todos nos llevamos las manos a la cabeza (a día de hoy incluso Adobe no la tiene ya entre sus prioridades). En resumen CUDA tiene un buen rendimiento no porque sea mejor que OpenCL, si no porque Nvidia la empresa propietaria está haciendo un buen trabajo y ha entrado antes en el mercado con diversas empresas y sus softwares que se han optimizado mucho antes y durante más tiempo para CUDA, pero OpenCL puede hacer lo mismo si el software se optimiza para esa tecnología, unido a que abre más el software a más ordenadores ya que además de AMD lo pueden usar en Nvidia y no sólo una marca como pasa con CUDA.
FCPX está optimizado para el uso de las GPU por lo que las gráficas que poseas son de gran importancia para acelerar el rendimiento en cuanto a reproducción y playback, unido al “Grand Central Dispatch”, otra de las tecnologías soportadas en FCPX para el aprovechamiento de todos los “cores” de tu procesador. En resumidas cuentas es el software y su optimización, que esté bien programado, para que sea capaz de aprovechar estas tecnologías para poder trabajar cómodamente sin tener que recurrir a equipos propios de la NASA. Por ejemplo desde Davinci Resolve 8 se incorporó la tecnología OpenCL para poder trabajar hasta 1080p en su momento. No era tan potente como CUDA pero abrió la opción usar el software a muchos más equipos y en las siguientes versiones se ha ido mejorando el rendimiento.
Captura de pantalla 2014-03-02 a la(s) 02.44.08
  • -FCPX no posee pistas.
Un buen argumento sobre todo de cara a la exportación del proyecto para la edición del audio. Hay soluciones para el tema del audio bastante interesantes a modo de aplicaciones en la Mac App Store, pero no me parece lo adecuado y la integración con Logic Pro X aun está verde y más viniendo de Soundtrack Pro.
El hecho de que FCPX como editor no posea pistas en sí mismas no es un problema una vez te acostumbras a el, no es que sea ni mejor ni peor, es diferente, pero una vez dominas las herramientas y atajos típicos FCPX se convierte en una “navaja suiza” por la sensación de rapidez y agilidad que transmite la línea de tiempo con la “Primary Storyline”. La gran mayoría después de meses de trabajar con FCPX al volver a usar otro editor más “tradicional” suelen quedarse con la impresión de lentitud respecto a FCPX.
Captura de pantalla 2014-03-02 a la(s) 03.03.25
  • -”Un software tan barato no puede ser profesional…”
Esto al hilo de una de las afirmaciones anteriores. Por un lado el software es muy asequible, como en su momento lo fue Apple Color o como lo es ahora DaVinci Resolve o una cámara Blackmagic, pero esto tiene trampa ya que para crear un ecosistema con garantías a la hora de trabajar hay que gastar mucho más dinero. En el caso de Apple la trampa está en el hardware, no como una trampa en sí misma, ya que parte de la estabilidad se debe a esto, si no que para poder usar el programa necesitas un Mac siempre si o si, por lo que no son equipos asequibles, sobre todo las configuraciones tope de gama.
Al respecto de juzgar un software por el precio no lo doy mucha importancia ya que Resolve es gratuito a día de hoy y a nadie se le ocurriría decir semejante cosa. Lo que sí hay que tener en cuenta es que en torno a ese software o cámara hay un gasto que es necesario, como el Mac en Apple, un monitor para corrección de color, más una raid, gráficas potentes, el propio Mac y unos cuantos accesorios más en el caso de Resolve y en el caso de la cámara, ya sea una Blackmagic o una Canon HDSLR hacen falta bastante más del presupuesto de la cámara en accesorios para poder trabajar con un mínimo.
Artículo escrito para www.zerounos.com
Miguel Cobo © 2014